ecosistema acuático
Ecosistema

Ecosistema acuático

El agua se considera como el elemento más esencial de todo el planeta Tierra. Y es que es una afirmación muy acertada, ya que la gran parte de los organismos vivos dependen de ella para sobrevivir. Más aun cuando se trata de animales que habitan el ecosistema acuático.

Este tipo de hábitat, como su nombre lo indica, es aquel que comprende todos los espacios de masas de agua, habitados por organismos vivos. En estos ecosistemas suelen encontrarse una inmensa variedad de animales, plantas y organismos de todo tipo.

Considerado como el ecosistema que más extensión posee, el acuático comprende el 70% del territorio del planeta tierra. Dejando solo el 30% restante, al ecosistema terrestre y todos sus sub sistemas.

Todo aquel lugar donde está ubicada una masa acuática, que es capaz de alojar vida de organismos, forma parte del ecosistema acuático. Ya sean ríos, lagunas, lagos, mares, océanos o cualquier conglomeración del líquido vital.

En cuanto a los seres vivos que habitan estos espacios acuáticos, estos poseen características muy diferentes a los que residen en la superficie. Esto debido a que todas las especies, ya sean plantas o animales, se han adaptado y evolucionado para subsistir, óptimamente, en el agua.

En esta entrada estaremos profundizando un poco más en el mundo de la vida submarina. Continúa leyendo para conocer más sobre el ecosistema acuático.

Tipos de ecosistema acuático.

Para poder realizar un estudio completo, sobre cualquier tema, se debe dividir en diferentes sub secciones. Este es el caso, también, del ecosistema acuático, pues este, está dividido en dos tipos importantes de sistemas de vida.

Estos tipos están determinados de acuerdo a las características que ellos poseen. Además, también se toman en cuenta los tipos de organismos que viven allí y algunos factores abióticos como el clima, el suelo y la temperatura.

Ecosistemas de agua salada

A este tipo de ecosistema, también se le conoce como ecosistema marino. Comprende aquellos hábitats acuáticos que en su composición se encuentra presente, principalmente la sal. Además, es el hábitat con más extensión de espacio habitable de todo el mundo.

Dentro de este se encuentra una enorme variedad de organismos vicos, así como también aquellos que no poseen vida. Estos últimos, son los agentes abióticos, por ejemplo, la arena del suelo, las piedras y los organismos diminutos.

El ecosistema acuático, del tipo de agua salada, más extenso que se conoce, es el océano. Otros de estos sistemas de vida son: los arrecifes de coral, las marismas, los estuarios, entre otros.

Ecosistemas de agua dulce

El segundo tipo de ecosistema acuático es el de agua dulce. Este, por su parte, comprende una cantidad menor de extensión de territorio. Por ejemplo, los ríos, lagunas y lagos, son algunos de los ecosistemas de agua salada que existen en el planeta Tierra.

También, hay algunos de estos hábitats que tienden a mezclarse con otros de agua salada. Por ejemplo, la desembocadura de un rio en el mar, los estuarios, entre otros.

ecosistema acuático

Los ecosistemas de agua salada, también tienden a tener algunas divisiones. Esta categorización va a depender, y será determinada, por los factores abióticos que en estos se encuentren. Por ejemplo, el clima, la temperatura y el suelo, son algunos de estos agentes.

Lénticos

Los ecosistemas lénticos son aquellos que el agua que está presente, no cuenta con ningún tipo de salida o desemboque. Es decir, aquellos organismos que se desarrollen y desenvuelvan en estos espacios, no tienen la posibilidad de trasladarse hacia otros ecosistemas.

Entre estos se pueden encontrar los lagos y las lagunas. Por su parte, este hábitat, en algunos casos, tienden a recibir agua de otros tipos de ecosistemas, cuya característica, es la fluidez de agua.

Comúnmente, los ecosistemas de agua dulce del tipo lénticos, suelen estar sumamente poblados de grandes variedades de vegetación.

Sin embargo, cuando esta vegetación crece y se reproduce de forma descontrolada, llega un momento donde la profundidad disminuye. Llegando al punto de la extinción total de este hábitat.

Lótico

Por su parte, los tipos de ecosistema acuático de agua dulce con fluidez de agua, se les conoce como lóticos. Estos están comprendidos por hábitat como los ríos, manantiales o arroyos. Toda masa de agua de agua dulce que posea movimiento, está incluido en esta división.

Generalmente, estos ecosistemas tienden a desembocar en otros ecosistemas mucho más extensos, en general. Por ejemplo, la mayoría de los ríos poseen su desembocadura en las playas, las cuales son ecosistemas marinos, de agua salada.

A esto último se le conoce como estuario, que es el espacio en donde el agua salada y el agua dulce se fusionan, creando un nuevo hábitat.

Los movimientos del agua de estos espacios habitables, suelen ser generados por agentes externos, como la gravedad. Esto se debe a que, la mayor parte de los ríos, se encuentran de forma descendente.

Fauna del ecosistema acuático.

ecosistema acuático

Los animales que hacen vida dentro de los espacios acuáticos, como en los demás hábitat, han evolucionado. Esto con el fin de lograr adaptarse a las condiciones ambientales, que día tras día cambia.

Algunos de estos animales evolucionaron para lograr sobrevivir a las condiciones del agua saldad. Otros, lograron desarrollar condiciones para vivir en espacios con agua dulce. Sin embargo existen algunos, que llevan una vida perfecta en hábitats donde el agua dulce y salada, se juntan.

Peces y anfibios.

Estos tipos de animales son aquellos que inician su vida dentro del ecosistema acuático. Sin embargo, solo los peces son los que se mantienen viviendo en este hábitat. Esto debido a que los anfibios, con el pasar del tiempo, lograr desarrollar la habilidad de subsistir en tierra.

Estos últimos, son considerados como los primeros animales que logran evolucionar de forma estructural, para desenvolverse fuera de su hábitat de nacimiento.

Los animales anfibios, cuando se convierten en adultos, logran desarrollar pulmones y branquias. Lo que le va a permitir respirar aire en los espacios terrestres y, además, no tener complicaciones a la hora de sumergirse en el agua.

Con respecto a los peces, dependiendo del tamaño con el que cuentan, se va a determinar el espacio acuático donde pueden vivir. Siendo los espacios de agua salada los que albergan a los animales con mayor tamaño.

En cuanto a los ecosistemas de agua dulce, estos tienden a contar con peces de tamaños reducidos, ya que de esta forma, se logran desenvolver a la perfección. Entre estos se pueden resaltar las truchas, los salmones, entre otros.

Mamíferos y aves.

ecosistema acuático

Estos animales comprenden la categoría de vertebrados superiores. Además, también han logrado evolucionar, con el paso del tiempo, para lograr subsistir de forma óptima en el ecosistema acuático.

El animal con más extensión corporal, que se conoce hasta los momentos, es un mamífero y vive en este ecosistema. Estamos hablando de la ballena azul, la cual es una de las muchas clases de animales de este tipo que existen.

Los pingüinos, son otros mamíferos que logran hacer vida en espacios marinos. Así como también las morsas y las focas. A diferencia de las ballenas, estos también poseen la habilidad de vivir en el ecosistema terrestre sin ninguna complicación.

Entre las aves que se desarrollan en los espacios acuáticos, están las gaviotas. Estos, aunque su hábitat natural no es el agua, su alimentación depende, netamente, de las especies que allí habitan.

Otra ave del ecosistema acuático, son las cigüeñas. Aunque estas solo se desenvuelven en zonas donde hay agua dulce. Al igual que las gaviotas, el alimento de la cigüeña se encuentra habitando los espacios acuáticos.

Importancia de conocer el ecosistema acuático.

Los animales que habitan los espacios acuáticos tienden a extinguirse con una velocidad más alta que los que subsisten es tierra. Además, según algunos especialistas, al menos el 40% de los peces que existen en América, se encuentran en la lista de peligro de extinción.

Esto último es provocado, casi al 100% por la intervención humana. Por ejemplo, el desecho de las industrias desemboca principalmente en los océanos, así como también la basura de los ciudadanos normales.

Sin embargo, también existen algunos factores ambientales que deterioran la integridad del ecosistema acuático. Uno de estos, y el que más daño provoca, es la temperatura.

En los últimos años, el calentamiento global se ha intensificado, provocando así el deterioro de la vida acuática. Al aumentar la temperatura en el agua, las condiciones de vida de las especies que habitan allí se comprometen, al punto de provocar la muerte.

Se dice que la vida comenzó en el espacio acuático, ya que según estudios, los primeros organismos vivos provienen de allí. Pero, si no se toma conciencia, llegará un punto donde la vida en el agua se extinguirá en su totalidad.

Por esto es tan importante conocer toda la información relevante sobre el ecosistema acuático, así como las maneras de cuidarlo. Ya que, cuidando el espacio que alberga la mayor cantidad de vida en el mundo, se puede desenvolver mejor la vida en conjunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies