factores bioticos y abioticos
Ecosistema

Factores bióticos y abióticos de un ecosistema

En todos los ecosistemas podemos encontrarnos con una combinación de factores que interactúan entre ellos para mantener un correcto equilibrio en el ecosistema y a un nivel más grande o global. Entre todos estos podemos encontrarnos con los factores bióticos (organismos vivos) y los factores abióticos (elementos que forman parte del ecosistema), los cuales crean cierta confusión entre algunas personas.

Es por eso que en este artículo te explicaremos las principales características y diferencias entre factores bióticos y factores abióticos, de forma que no te quede ninguna duda sobre estema.

Características y ejemplos de factor biótico

Cuando hablamos de los factores bióticos de un ecosistema nos referimos a todos los seres vivos que forman parte de dicho ecosistema. Es decir, todos aquellos organismos vivos que están formado por al menos una célula y que cumple funciones vitales de un organismo vivo: interacción, nutrición y reproducción.

De esta forma, podemos decir que todo factor biótico tiene la capacidad de alimentarse, interactuar con el entorno y reproducirse para evitar la extinción de su especie. Por ejemplo, la yegua se podría considerar parte de un factor biótico dentro de un ecosistema.

Los factores bióticos se pueden clasificar en organismos productores, consumidores y descomponedores, clasificaciones dentro de las cuales están los conocidos 5 reinos biológicos:

  • Reino Plantae: está conformado por todos aquellos organismos vegetales.
  • Reino Animalia: conformado por todos los animales.
  • Reino Monera: formado por microorganismos, virus y bacterias.
  • Reino Fungi: conformado por todos los hontos.
  • Reino Protista: formado por células eucariotas que no forman parte de ninguno de los reinos anteriores.

factores bióticos y abióticos

Características y ejemplos de factor abiótico

Por otro lado, cuando hablamos de factores abióticos nos referimos a todos aquellos factores que no son seres vivos, ya sea que simplemente no tienen vida o son inertes.

Sin embargo, estos factores siguen jugando un papel muy importante dentro de cualquier ecosistema, ya que forman parte del espacio y conforman las condiciones para que los factores bióticos (organismos vivos) puedan desarrollarse.

En pocas palabras, los factores bióticos no existirían sin los factores abióticos, ya que estos son necesarios para que se presenten sus condiciones de vida.

Un detalle muy importate sobre los factores abióticos que se debe de tener en cuenta es que estos pueden dividirse en factores naturales y artificiales.

Como te estarás imaginando, los naturales son todos aquellos que son producidos de forma natural por el planeta, como la luz del sol, el aire, el agua, el suelo y las rocas. Por otro lado, los artificiales son creados por actividad humana, como puede ser una botella de plástico o un pedazo de mármol desechado.

Los factores bióticos pueden convertirse en factores abióticos, como cuando un animal muere y pasa a convertirse en material que pueda enriquecer el suelo. De esta forma se forma un ciclo entre ambos factores.

También se pueden encontrar otros factores abióticos un tanto más complejos a los que explicamos anteriores mentes, como es el caso del clima, la humedad, la temperatura, el pH o incluso las estacione del año, los cuales pueden depender de la interacción con otros factores. Todos estos factores tienen un gran impacto sobre los ecosistemas y sobre los seres vivos que se encuentran en ellos.

Ciclos biogequímicos

Como mencione anteriormente, estos factores pueden ser más complejos debido a que entran en juego varios factores.

Así, entre algunos de los elementos abióticos podemos encontrarnos con varios ciclos que juegan un papel muy importante, como es el caso del ciclo del agua, del oxigeno y del carbono.

Por ejemplo, dentro de la atmosfera el agua se condensa en pequeñas gotas y se va acumulando hasta formar nubes, que cuando están muy cargadas caen a la tierra como lluvia, granizo o nieve, siendo necesaria para la vida de los seres vivíos de un ecosistema.

Otro ejemplo lo podemos ver en el ciclo del oxígeno. Las plantas realizan el proceso de fotosíntesis y liberan el oxigeno al aire, el cual es usado por los aeróbicos que respiran el oxigeno y liberan dióxido de carbono, el cual es captado por las plantas y el ciclo se sigue repitiendo.

Factores de influencia

La relación entre ambos factores hace que sea posible la vida como la conocemos en la Tierra. Es decir, los factores abióticos tienen una influencia directa sobre los factores bióticos de un ecosistema, pudiendo limitar la supervivencia y reproducción de una especie.

De esta forma, dependiendo de los factores abióticos se presentarán ciertos factores bióticos dentro de un ecosistema especifico. Los abióticos tienen una influencia sobre el mismo organismo, los seres vivos e incluso en los desechos que se generan.

Un ejemplo bastante claro sobre la relación que hay entre estos factores lo podemos ver en la relación que existe entre las plantas y otros factores como el agua, la luz de sol y el dióxido de carbono. Las plantas usan todos estos elementos para vivir por medio de la fotosíntesis.

Pero podemos ver que los bióticos también son factores de influencia, ya que también tiene y aporta elementos que son necesarios para los abióticos. Por ejemplo, los organismos en descomposición (hongos o bacterias) dejan restos orgánicos inertes, los cuales devuelven componentes de a la tierra, que a su vez se los devuelve a los seres vivos, creando así un ciclo que no acaba.

Es decir, en todos los ecosistemas que podemos encontrar dentro de nuestro planeta podemos encontrar una relación entre ambos factores, los cuáles son factores de influencia y no estáticos, teniendo constantes interacciones entre ellos para dar lugar a los ecosistemas que conocemos.

Ahora ya conoces cuál es la diferencia entre los factores bióticos y abióticos, además de que hemos compartido bastantes ejemplos y características para que tengas todo este tema más que claro. También ya debes de tener bastante clara la relación que hay entre ambos factores y como ambos son necesarios para que la vida en el planeta exista como la conocemos hoy en día.

También por eso es necesario evitar dañar el equilibrio que hay entre ambos factores, ya que de esta forma se pueden afectar los ecosistemas, terminando con la vida de muchos animales y seres vivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies